El lugar donde podés leer la Biblia dentro de un calefón

Blog-pi@hotmail.com

lunes, 4 de agosto de 2014

Palomas

¡Hija de puta! - le grité a su recuerdo con la sonrisa idiota de aquel que se ve sorprendido, cuando ella terminó de contarme, entre los árboles de aquella plaza, los motivos tras varios años de silencio.
Y las palomas, asustadas por el súbito bramido, se llevaron volando mi desilusión y mi bronca.

2 comentarios:

  1. El lenguaje poético, alegórico y ultraista suele criticarse en la escritura del Siglo XIX y en cambio no suele agradarme la narrativa en presente, y verlas juntas puede que sea hasta más arriesgado ya que, por lo menos yo, los veo como recursos de géneros bastante distantes. Pero todo se fundamenta desde los ojos de un animal que no concibe la realidad y la naturaleza estructurada como nosotros y vive en el ahora incapaz e independiente de la idea de pasado y futuro.
    Aunque tal vez haya sido inconSciente me gusta como una forma de meterse a los ojos de un animal, como por lo menos yo lo interpreto.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Zara, su erudición me ha mareado.
      Estoy buscando lo de "ultraísta" para poder entenderte mejor.

      A mi entender, el tiempo carece de importancia cuando uno ha alcanzado la libertad, bajo la forma que sea.

      Desde ya celebro sus palabras y le agradezco sinceramente por remitirse con su lectura a los inicios de este humilde blog de relatos y mis primeras armas en la escritura periódica

      (Aclaro lo de periódica porque ya venía escribiendo desde mucho antes).

      Saludo fraterno.

      Eliminar