El lugar donde podés leer la Biblia dentro de un calefón

Blog-pi@hotmail.com

martes, 2 de febrero de 2016

El Mar #2




La oscuridad es soberana de la noche en el mar, donde el horizonte se desdibuja y el cielo llega hasta los pies de uno.
Ella encara las tinieblas con ternura, ávida de recibirla en su seno, de hacer cumplir la tácita promesa de un abrazo que lo cubra todo, que la haga olvidar.

Camina despacio a través de la escollera en dirección al origen de todas las cosas.
Las olas rompientes silencian el chapoteo de sus sandalias beige; el viento susurrante la invita a abandonar su humanidad y ser parte de él.
La luna menguante la mira andar - brillante, cíclope e impotente - adivinándolo todo en su arcano saber.

Ya en el final de la pasarela se descalza y suavemente apila sus sandalias a su derecha.
El vestido crema que la engalana flamea vaporoso, etéreo.
El suelo está frío, húmedo y viscoso. La espuma que hasta allí sube besa majestuosamente sus pies.
Ella mira en derredor lentamente. Saborea con sus ojos la espesura de las sombras, el cuerpo refrescante de esa noche de primavera.

Allí no existe la enfermedad,
ni la vanidad que engendra el dolor
Allí no existe la soledad
tampoco el frío, ni el calor.

Piensa y sonríe ante la simpleza de esos versos improvisados tan cargados de verdad.
Toma aire profundamente, llenándose el pecho del aroma de la noche en la playa, de la tormenta acercándose.

Abre los brazos para abarcarlo todo.

¡Ave en vuelo! – Grita y su voz se ahoga en el galope de los caballos que en la espuma de mar se dibujan - ¡Tu canto no conocerá el silencio!
El desconcierto por el punzante frío del agua dura muy poco: es reemplazado por un ardor implacable que toma por asalto su pecho y pronto todo su cuerpo; mientras es acunada lentamente por el bravo oleaje.

Un abrazo cálido que lo cubra todo, que la haga olvidar.

Últimos recuerdos de su vida en tierra se disuelven en el brebaje salobre, que se superponen por ser idénticos en una sola voz; la suya diciendo a quien quisiera escuchar:

Mis padres me pusieron Alfonsina, que significa “dispuesta a todo”

In memoriam Alfonsina Storni (1892-1938)

Leé todos los cuentos haciendo click AQUÍ

4 comentarios:

  1. Excelente, Facu.
    Tu relato tiene una cadencia en las letras que resuena como una música suave, tenue, que lo envuelve todo.
    Un homenaje brillante a la escritora argentina, te felicito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu generosidad, Juan.
      Tanto por facebook como por acá.

      Cada encuentro con el mar me genera de día la diversión propia de quien salta entre las olas, y de noche el silencio que lleva a escuchar las historias que la espuma trae.

      Esta es una.

      ¡Un abrazo grande y nos estamos leyendo!

      Eliminar
  2. Muy buen tributo. Estuve en Mardel la semana pasada y una de los mejores balnearios a los que fui fue el de Alfonsina.
    No leí nunca nada de Storni, no es la clase de literatura que me agrade, pero la respeto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias!
    Yo he leído poco.
    Si bien no soy del palo poético tampoco, el estar ahí y conocer su historia surtió el efecto de dedicarle algo aunque fuera motivado por el mero respeto a un par.

    Ojalá lo hayas pasado bárbaro en la costa :D

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar