El lugar donde podés leer la Biblia dentro de un calefón

Blog-pi@hotmail.com

jueves, 23 de abril de 2015

Rubik

Primer cara: Rojo

Lo que parecía ser un día normal en la facultad se convirtió en un episodio de terror, cuando aproximadamente a las doce del mediodía de hoy, ha acontecido un hecho delictivo situado en el kiosco "Café Tita" de la Universidad Nacional de Lanús.
Éste se ha cobrado la vida del Profesor Ricardo Schimann de 56 años - docente de la Licenciatura en Sistemas- y de cuatro jóvenes de los cuales hay tres cuyas identidades aún no se han podido precisar; aunque fuentes afirman, Carlos, que al menos dos de ellos eran cadetes del curso de formación de policía local, dictado en esta institución, y una formaba parte del personal del kiosco donde sucedieron los homicidios.

Fuentes que consiguieron escapar a la balacera, pudieron constatar que el autor material del crimen (un muchacho de apenas veintidós años, Carlos) tuvo una ligera discusión con el docente, tras lo cual extrajo un arma de fuego Jaguar, calibre 32 largo, y sin mediar palabra, gatilló dos veces a quemarropa; impactando en la frente y el pecho del mismo, asesinándolo prácticamente en el acto.

Ante la detonación, dos muchachos - presumiblemente los cadetes - intentaron reducir al asesino quien previamente disparó en su frenesí a Ailín Pierrot de 26 años, encargada del local, quien fallecería más tarde en la sala de urgencias.

Tras un breve forcejeo, el joven armado consiguió impactar el pecho de uno de los estudiantes, y el bajo vientre del otro, causando graves heridas que los llevaron al trágico final.
Al arribar el personal policial a la escena del crimen, halló el cuerpo sin vida del perpetrador sobre el cadáver del profesor Schimann, con un impacto de bala en su sien derecha y el arma con que se ha cometido esta barbarie, a sus pies.

No, eso no ha quedado esclarecido por el momento. Aún se desconocen los motivos que pudo tener el joven de veintidós años - recientemente identificado como Daniel Suárez, según acaban de informarme Carlos - para llevar a cabo tal derramamiento de sangre; pero la policía no descarta que sea un crimen de índole pasional; aunque aún los investigadores carecen de indicios suficientes para conjeturar una hipótesis.

En breve estaremos volviendo a ustedes con más información.
Vamos a estudios.

6 comentarios:

  1. Mucha sangra en esta cara del cubo. Muy interesante manera de narrar una historia. Realmente me atrapó.
    ¿Sos de Lanús? Porque yo estoy cerca de la estación ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo gracias por pasar y comentar.

      Bastante sangre a decir verdad, más de la que me gusta usar, pero trataré de compensar el exceso en los siguientes relatos por venir.

      Sí, soy de Lanús Este para ser más preciso.
      Quien te dice que nos hayamos cruzado una y mil veces en la estación, pasándonos por al lado como quien más...

      :D

      Eliminar
  2. Muy buen comienzo para una historia que, lo presiento, se las trae.
    ¿Qué no depararán esas seis caras? Ya conocimos la violencia y la sangre (en generosas dosis), veremos qué pasa con las otras cinco. Mucha intriga.
    Te sigo leyendo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hágale caso al instinto, caballero, que nunca falla!
      jajaja
      Muchas gracias por pasar y comentar, Juan querido, en breve estará apareciendo los siguientes gajos de esta historia.

      ¡Un fuerte abrazo y nos seguimos leyendo!

      Eliminar
  3. Yo te leía y a la vez esquivaba las balas... por las dudas!
    Muchas gracias por llegar hasta mi blog y dejar tu comentario.
    Que tengas un hermoso día (aunque llueve), y será hasta el próximo capítulo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenés por qué agradecer, de hecho soy yo quien te agradece por haber pasado, leído y comentado.


      Por estos lados ya ha asomado el sol.
      Justo cuando te he leído ¿Casualidad? :)

      Que andes muy bien.

      Nos seguimos leyendo.
      Un abrazo.

      Eliminar