El lugar donde podés leer la Biblia dentro de un calefón

Blog-pi@hotmail.com

domingo, 12 de abril de 2015

Desde el origen de los tiempos

Habiendo ya logrado descargar la película "La vida es bella", Jorge decidió borrar el historial del navegador a fin de mantener su computadora limpia de archivos de pequeños innecesarios que, como sarro, solían acumularse en los confines de su disco duro.

Al llegar al menú del historial, fue a la sección borrar datos de navegación y cuando estaba por borrar todo, le llamó la atención la solapa de opciones que daba a uno a elegir desde cuando eliminar.

"El origen de los tiempos" rezaba la última solapa, y Jorge no pudo más que reír ante lo pretencioso de esa leyenda.
Desde el origen de los tiempos - dijo, y no pudo evitar remontarse a sus épocas de catecismo cuando infante ni rascarse el ombligo mientras recordaba.
Pensando en qué podía borrar todo aquel archivo basura que se le haya pasado por alto, accedió a borrar los elementos almacenados.
Una barrita que se rellenaba de verde le mostró el proceso de borrado hasta que empezó a desaparecer cada archivo que tenía, incluso en su escritorio.
Desesperado, tocó todos los botones e hizo todas las combinaciones posibles para frenar la supresión. Al ver que no tenía éxito, gritó, y de un tirón desenchufó la computadora.
Suspiró aliviado ante el monitor negro.

Podía oír los latidos desbocados de su corazón retumbando en su cráneo. Jorge se arrellanó en la silla y respirando hondo trató de calmarse. Cerró los ojos, inhaló y exhaló suavemente, y se dijo que ya todo había terminado, que seguramente algún virus oculto en su navegador había provocado ese desastre, que no era culpa suya y otras frases hechas para autoconvencerse de que esas cosas pasaban de forma inevitable.

Abrió los ojos, se dirigió hacia la heladera y vio con horror como ésta se derretía ante sí; al igual que el mobiliario íntegro de la cocina, las paredes, y los colores.
Cayó de espaldas fuera del marco de la puerta, y arrastrándose retrocedió nuevamente hacia el living-comedor, donde la secuencia volvió a repetirse con las fotos, las sillas, la mesa, el equipo de música y el televisor, los aparadores y todo cuánto hubiera a su vista.
Desquiciado de terror, Jorge cerró los ojos y no paró de dar alaridos mientras veía desaparecer, como en infinitas fusiones, cada sensación física y cada paso que había dado en la vida: el día a día en la empresa, la soledad de su hogar, los domingos de asado y truco, los momentos con su ex pareja, libros leídos, canciones gritadas en la ducha, sus amigos, su familia, su infancia, su niñez, su misma concepción y aún más atrás.

Todo.

Desde el origen de los tiempos.

4 comentarios:

  1. Muy bueno, Elliott, me gustó mucho.
    Destaco tu imaginación a la hora de la redacción, que es muchísima. Genial.
    Nos seguimos leyendo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me creerías, si te digo, que las palabras fluyen solas?

      Tal así.

      Chas gracias por estar.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muy bueno!

    Sólo un pequeño detalle: "Calló de espaldas..." Cayó va con y.

    Fuera de eso, me hace pensar en esa idea que tengo de que las computadoras tienen voluntad propia. Excelente relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se silenció de espaldas jajaja

      Lo tengo bien sabido, enmudecí ante la visión de esa escena y se me mezclaron los dedos.
      (Te lo agradecemos junto con mi obsesión)

      Matrix y Terminator no pueden estar tan equivocados.

      Muchas gracias por pasar y bienvenida, Denise.

      Eliminar